La Base — Un nuevo libro electrónico GRATIS — Obten tu copia hoy.

Paz con Dios

La Base #8: Cambiadores del Mundo

Ver el mensaje

Oír el mensaje

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar el libro electrónico gratis

Descargar el libro electrónico La Base completamente gratis

Descargar los recursos del mensaje

Audio: mp3
(para el manuscrito de este mensaje, recomiendo a que veas el capítulo #8 del libro La Base)

Compartir el mensaje

Enfocados en el Discipulado

Perdemos la tarea principal del ministerio

En el ministerio hay muchas tareas importantes que pelean por nuestra atención y enfoque. Entre todo lo que podemos hacer, es fácil perder la tarea principal. Por enfocarnos en tantos buenos trabajos del ministerio, no hacemos el trabajo más importante del ministerio.

El discipulado es nuestra principal

Seguir a Cristo es ser un seguidor que hace otros seguidores. Esta era la llamada de Jesús a sus primeros seguidores, y la gran comisión que les dio al final.

 

Mateo 9:9 Cuando Jesús se fue de allí, vio a un hombre llamado Mateo, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: “¡Ven tras Mí!” Y levantándose, Lo siguió.

Mateo 28:18-20 18 Acercándose Jesús, les dijo: “Toda autoridad Me ha sido dada en el cielo y en la tierra. 19 “Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.”

 

Los seguidores de Jesús tienen la tarea enorme de ser seguidores que hacen otros seguidores.

 

2 Timoteo 2:2 2 Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean capaces de enseñar también a otros.

 

Lo hacemos por compartir nuestra vida — invitar a nuestros discípulos a vivir la vida juntos con nosotros —. Lo hacemos por enseñar — cómo conocer y seguir a Jesús, a través de la Palabra de Dios —. Lo hacemos por guiarlos a obedecer a todo lo que nuestro Señor ha mandado.

Nos enfocamos en el discipulado

Nuestra tarea más grande como líderes en el Reino de Jesús es ser discípulos que hacen otros discípulos. Por lo tanto, tenemos que enfocar a nosotros mismos y a nuestro ministerio en el discipulado.

Esto empieza por practicarlo. Debemos resistir la tentación que nuestra responsabilidad como líderes nos libera de hacer discípulos. Más que todos, los que somos líderes tenemos que discipular a otros individuos; tenemos que invertir en otras personas; siempre tenemos que estar guiando a alguien que todavía no es Cristiano, y a uno que ya es Cristiano.

Luego, debemos animar constantemente a los demás a que tambien practiquen el discipulado. La exhortación a discipular debe ser la aplicación de nuestras enseñanzas, y debemos ponerlo como el próximo paso a los demás.

Además, nos enfocamos en el discipulado cuando lo integramos en la estructura de la iglesia. Lo podemos poner como el primer paso del ministerio para los que se están activando, y creamos una cultura de aprendizaje en todos los ministerios (la cual naturalmente crea el ambiente para el discipulado).

¡Seamos líderes enfocados en el discipulado!

​Mateo #41: ​​Leemos la Biblia

Ver el mensaje

Oír el mensaje

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar los recursos del mensaje

Audio: mp3  Manuscrito: pdf   word  Estudio: pdf   word

Compartir el mensaje

Matthew #41: Reading the Bible

Listen Online

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Download the Message

Download Audio

Share the Message

​Mateo #40: ​​¿Por qué Debo Ayunar?

Ver el mensaje

Oír el mensaje

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar los recursos del mensaje

Audio: mp3  Manuscrito: pdf   word  Estudio: pdf   word

Compartir el mensaje

Matthew #40: Why Should I Fast

Listen Online

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Download the Message

Download Audio

Share the Message

Motivar con el Temor

Motivamos con el temor

En el último artículo, vimos que una gran tentación para líderes es vivir y servir motivado por el temor. Aprendimos que el temor al hombre es una trampa, y que sólo debemos temer y servir a Dios.

Aun sabiendo esto, muchas veces motivamos a otros con el temor. Usamos el temor al hombre para motivar, guiar, manipular y controlar a las personas en nuestro ministerio. Les hacemos sentir que no vamos a aprobar de ellos si no hacen lo que deben, o que no vamos a estar felices con ellos si no cumplen con sus responsabilidades cristianas. Hacemos que las personas obedezcan o sigan por temor — temor a nosotros, a la comunidad y a Dios —.

Así, entrenamos a nuestra gente a temer al hombre. Lo hacemos porque sentimos que produce resultados; las personas hacen lo que queremos que hagan; parece que motivar así “funciona”.

Pero las obras inspiradas por el temor al hombre vienen de una raíz podrida. A pesar de que tal vez lleguen a las reuniones y se porten bien, lo que realmente están aprendiendo es a basar su justificación, valor y aprobación en sus obras.

Arruinamos el mensaje del Evangelio

Por motivar así — aunque produzca resultados externos —, arruinamos el mensaje del Evangelio. Al corazón del Evangelio es que somos justificados por la obra de Jesús, no la nuestra. En Cristo, somos amados, perdonados, adoptados y aprobados por el Padre.

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas.
2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, Lo hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.
Efesios 1:6 para alabanza de la gloria de Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado.
Efesios 2:8-9 8 Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

No obramos para ganar ni la aprobación ni el perdón de Dios — lo tenemos en Cristo —. Sí tenemos que tener temor a Dios, pero a la vez confianza porque somos sus hijos amados en Cristo. Y nunca debemos de tener temor al hombre, porque estamos completos en Cristo.

Este es el mensaje del Evangelio, y debe ser nuestro mensaje también. Debemos reflejar este mensaje en cómo motivamos a las personas en nuestro ministerio.

Debemos motivar con la gracia

Debemos creer el Evangelio tanto que en nuestro liderazgo rechacemos el control, la manipulación y el usar el temor para motivar, y debemos confiar en el Espíritu Santo para producir los cambios verdaderos en las personas que guiamos.

Cuando nuestro liderazgo es formado por el Evangelio, empezamos a modelar la aprobación que Dios tiene para nuestra gente. Dios aprueba de nosotros porque estamos en Cristo, no por como nos portamos. Creemos que somos amados, perdonados y adoptados por Jesús, no por nuestras obras. Reflejamos esto cuando amamos y aceptamos a los demás de la misma forma, por lo que son en Cristo, no por lo que han hecho ni harán.

Esto es motivar con la gracia. Es lo que Pablo hacía en todas sus cartas. Primero, hablaba de todo lo que los Cristianos reciben de su Padre; después, explicaba cómo deben vivir en respuesta a lo que Dios les ha dado en Jesús.

Efesios 5:1 Sean, pues, imitadores de Dios como hijos amados;
Romanos 12:1 Por tanto, hermanos, les ruego por las misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es el culto racional de ustedes.

Es por lo que hemos recibido que debemos obedecer. Hemos recibido todo de Dios. Los hijos amados deben vivir como hijos amados. Obedecemos por todo lo que ha hecho Dios por nosotros.

¡Seamos líderes que motivan con la gracia del Evangelio, en vez del temor al hombre!

​Mateo #39: ​Perdonar la Deuda

Ver el mensaje

Oír el mensaje

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Descargar los recursos del mensaje

Audio: mp3  Manuscrito: pdf   word  Estudio: pdf   word

Compartir el mensaje

Matthew #39: Forgiving the Debt

Listen Online

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Download the Message

Download Audio

Share the Message