¡Libros electrónicos GRATIS! Matrimonio    Sí, Pero…    Sígueme    La Base    Quiero Paz con Dios    Mi Próximo Paso

Paz con Dios

Dios (no nosotros) cambia corazones

Una tentación que enfrenta a todo líder es sentir que es responsable por hacer cambiar a las personas que guia. En este episodio vemos que Dios, no nosotros, cambia corazones. Hablamos de cómo depender más de Dios y menos de nosotros mismos para la transformación en otros.

Audio

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Video

Bajar el audio

Bajar Audio

Subscríbete y te mandaremos un mensaje cuando publicamos un nuevo mensaje en Mentor Virtual:

Inscribirte en PazConDios

Quiero invitarte a inscribirte a la lista de PazConDios. Así te avisaré cada vez que publicamos nuevos recursos que puedes usar en tu ministerio. Así nunca perderás el nuevo libro, seminario o mensaje.

¡Y de paso te regalaremos el libro electrónico Sígueme completamente gratis!



 

Los otros mensajes en esta serie:

2 comentarios… add one

Dejar un comentario

  • eddy silva March 7, 2012, 12:40 am

    amado hermano fue muy oportuno escuchar esas buenas palabras y consejos,pues yo he sentido eso mismo,un pesar,una tristeza y a veces hasta frustracion queriendo ver mas avances en la vida espiritual de aquellos que nos rodean,sean familias,amigos o hermanos en Cristo,necesitaba oir a alguien hablandome de esto pues esto me ha estado desanimando…seguire orando de esa manera y confiando en lo que DIOS puede hacer y no en lo que yo estoy haciendo pero continuare hablando de la palabra a todos los que pueda…bendiciones y muchas gracias por tocar ese tema tan oportuno…me trae calma y paz…

    Responder
    • Felipe Canarsky March 7, 2012, 12:05 pm

      Eddy – wow – como es el Espíritu Santo – Él sabe lo que necesitamos oír, y cuando – Ten ánimo, Dios está obrando en tu ministerio – a través de tí -, verás los resultados tarde o temprano. ¡Recuerda 1 Corintios 15:58!

      Responder