¡Libros electrónicos GRATIS! Matrimonio    Sí, Pero…    Sígueme    La Base    Quiero Paz con Dios    Mi Próximo Paso    Bloques

Paz con Dios

El Temor al Hombre

Lo que más debilita nuestro ministerio

El temor al hombre es lo que más debilita nuestro ministerio. ¿Qué es el temor al hombre?

El temor al hombre es preocuparnos por lo que dirán. Es querer evitar la crítica. Es desear su aprobación. Es temer a que nos despidan o saquen del liderazgo. Es preocuparnos por si las personas van a regresar a la iglesia o dejarnos.

Cuando tememos a alguien, nos controla. Por lo tanto, obedecemos a la persona que tememos. El temor al hombre nos hace:

  • Quedarnos callados en vez de hablar con valor
  • No confesar nuestro pecado
  • No enfrentar el pecado en otros
  • No aplicar la disciplina en la iglesia
  • No guiar a la iglesia con la visión que Dios nos da
  • Seguir los caprichos de la gente

Cuando tememos al hombre, siempre estamos inseguros. Nunca sabemos quién se va a molestar con nosotros. Ministramos con incertidumbre y preocupación constante.

Es peligrosísimo para el líder temer al hombre.

Proverbios 29 25 El temor al hombre es un lazo, Pero el que confía en el SEÑOR estará seguro.

1 Samuel 15 24 Entonces Saúl dijo a Samuel: “He pecado. En verdad he quebrantado el mandamiento del SEÑOR y tus palabras, porque temí al pueblo y escuché su voz.

¿Cuándo en tu ministerio has dejado que el temor del hombre te hiciera no decir o hacer algo que Dios quería que dijeras o hicieras?

Debemos temer y obedecer a Dios, no al hombre

Como todos los profetas de Dios, los líderes de su iglesia hoy día deben ser personas que siguen su guía, no importa las consecuencias.

Esto empieza por temer más a Dios que a los hombres:

Isaías 51 12 “Yo, Yo soy su consolador. ¿Quién eres tú que temes al hombre mortal, Y al hijo del hombre que como hierba es tratado?

2 Reyes 6 16 Y él respondió: “No temas, porque los que están con nosotros son más que los que están con ellos.”

Proverbios 9 10 El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR, Y el conocimiento del Santo es inteligencia.

Lucas 12 4 “Así que Yo les digo, amigos Míos: no teman a los que matan el cuerpo, y después de esto no tienen nada más que puedan hacer.

Dios es el gran Rey del universo. Temerle es respetarlo, es honrarlo, es santificarlo. Temer a Dios es reconocer que:

  • Su palabra y voluntad importa, no la del hombre
  • Él — y no los hombres — controla el futuro de nuestra vida y de nuestra iglesia
  • Su aprobación — no la de ninguna persona — es la única que cuenta

Cuando tememos a Dios más que a los hombres, obedeceremos a Dios. Hablaremos la verdad en amor con valor, guiaremos a la iglesia hacia la visión que Él nos ha dado, y confrontaremos el pecado y la incredulidad.

Cuando tememos a Dios en vez de los hombres, tenemos mucha seguridad. Ministramos con confianza, porque sabemos que no importa qué hagan, ni qué piensen, ni qué digan los demás — nuestro Padre está feliz con nosotros —. Y esto es más que suficiente para que estemos confiados y tranquilos.

Confesarlo y cuidarnos

Vivir libre del temor al hombre tiene dos partes: confesarlo y cuidarnos.

Como todo pecado, para librarnos del temor al hombre, tenemos que confesar nuestro temor al hombre. Tenemos que :

  • Nombrar las personas tememos, que nos controlan
  • Nombrar las veces que no hemos guiado con la visión de Dios por temor al hombre
  • Nombrar las veces que no hemos hablado con valor por temor

Luego, tenemos que cuidar nuestra vida del temor del hombre. Nos cuidamos por constantemente por exaltar a Dios en nuestra mente y corazón, y así aprender a temer más y más a Dios. También, nos cuidamos por vigilar nuestras acciones y motivaciones, para cuando el temor al hombre esté empezando a ser un factor en nuestro liderazgo.

¡Seamos líderes que teman y obedezcan solamente a Dios!

Inscribirte en PazConDios

Quiero invitarte a inscribirte a la lista de PazConDios. Así te avisaré cada vez que publicamos nuevos recursos que puedes usar en tu ministerio. Así nunca perderás el nuevo libro, seminario o mensaje.

¡Y de paso te regalaremos el libro electrónico Sígueme completamente gratis!



0 comentarios… add one

Dejar un comentario