¡Libros electrónicos GRATIS! Matrimonio    Sí, Pero…    Sígueme    La Base    Quiero Paz con Dios    Mi Próximo Paso    Bloques

Paz con Dios

Celo por el Reino

No tomamos a Dios en serio

Es fácil no tomar al Reino de Dios en serio.

El ministerio llega a ser más una carga que una pasión. Las reuniones de la iglesia se convierten en un compromiso en vez de la oportunidad anticipada de adorar a Dios con nuestros hermanos. Vemos a la iglesia como fuente de lo que necesitamos (ayuda, amistad, dinero) en vez del cuerpo de nuestro Señor. Sentimos que la misión de hacer discípulos es una tarea fastidiosa y difícil en vez del propósito verdadero del seguidor de Jesús.

¿A dónde buscamos inspiración para descubrir de nuevo la pasión por Dios y su Reino? El ejemplo de nuestro Señor nos ayudará.

Celo por su casa

El apóstol Juan cuenta en su Evangelio de una vez que Jesús fue al templo a adorar. El propósito del templo era que fuera el lugar en el que Dios habitaba entre ellos. Pero Jesús encontró que ellos lo estaban usando para su propia conveniencia, para hacer negocios y ganar dinero. Cuando vio esto, sacó a la fuerza a los que estaban vendiendo allí, y arruinó su negocio.

Juan 2:17 Sus discípulos se acordaron de que estaba escrito: “EL CELO POR TU CASA ME CONSUMIRA.”

Jesús tomaba muy en serio a su Padre — Dios —, a la misión de Dios, a el Reino de Dios y a la adoración de Dios. Era el centro de su vida. Estaba totalmente entregado a esto. Y no toleraba que otros jugaran con las obras de Dios.

Debemos tener celo por su Reino

Como sus seguidores, nosotros debemos tener el mismo celo por su Reino que Jesús tenía por la casa de su Padre. Para nosotros, el ministerio no debe ser sólo un trabajo; adorar a Dios no debe ser sólo una formalidad que tenemos que hacer; la reunión de la iglesia no debe ser sólo un compromiso más; obedecer a Dios no debe ser sólo un deber; compartir el Evangelio con los de afuera no debe ser sólo una buena idea; discipular a otros creyentes no debe ser el trabajo que evitamos y esperamos que otros hagan.

Más bien, nosotros debemos tener una gran pasión por el Reino, por la obra de la iglesia y por las almas. Igual a Jesús, esta pasión debe consumirnos: debemos enfocarnos principalmente en el Reino; debemos dedicarnos al discipulado; debemos sacrificar nuestro reino por los compromisos en su Reino; debemos perseverar en las tareas que nos da; debemos poner la primera prioridad en las cosas del Reino; y debemos adorar a nuestro Dios con todo nuestro ser.

¡Seamos líderes consumidos con celo por el Reino de nuestro Señor!

Inscribirte en PazConDios

Quiero invitarte a inscribirte a la lista de PazConDios. Así te avisaré cada vez que publicamos nuevos recursos que puedes usar en tu ministerio. Así nunca perderás el nuevo libro, seminario o mensaje.

¡Y de paso te regalaremos el libro electrónico Sígueme completamente gratis!



2 comentarios… add one

Dejar un comentario

  • Karina Mendez September 19, 2015, 9:17 am

    Que bonito mensaje Felipe, gracias por animarnos siempre a crear en nuestro ser un placer al trabajar y adorar a nuestro Padre en ves de sentirlo como un compromiso. Gracias por tu fidelidad para con Dios y el ministerio. Dios continue bendiciendote en cada proyecto y area en tu vida al igual que a tu ejemplar esposa e hijos.
    Bendidiones estamos totalmente bendecidos de tenerlos…. Karina

    Responder
    • Felipe Canarsky September 21, 2015, 5:09 pm

      Muchísimas gracias Karina por tu comentario y tus palabras de ánimo. Que Dios siempre nos dé su gozo al trabajar con Él. Que Dios bendiga a ti, tu familia y tu ministerio grandmente.

      Responder