¡Libros electrónicos GRATIS! Matrimonio    Sí, Pero…    Sígueme    La Base    Quiero Paz con Dios    Mi Próximo Paso

Líderes Transparentes

Líderes perfectos

Los que somos líderes en la iglesia sentimos mucha presión de ser perfectos. Si somos débiles o luchamos, si fallamos o pecamos, entonces nos caerán encima y nos criticarán. Pensamos que no nos harán caso, que nos dejarán de escuchar si somos menos que perfectos.

Pero es imposible ser tan perfecto. Los líderes son personas igual que los demás. Vivimos con la misma naturaleza pecaminosa, con el viejo hombre que todavía no sabe que murió cuando Cristo nos salvó. Tenemos tentaciones, problemas de caracter, malas emociones e ídolos. No podemos ser los Cristianos perfectos que pensamos que los líderes deben de ser.

Entonces, nos esforzamos por parecer ser perfectos. No lo somos, pero por lo menos lo que intentamos reflejar es una imagen perfecta. No confesamos, no hablamos de nuestras debilidades, escondemos nuestras luchas, siempre pretendemos que todo está bien. Escondemos y justificamos nuestro pecado. Por hacerlo, proyectamos una imagen peligrosa de cómo vivir la vida Cristiana, y guiamos mal a otros. Por vernos, aprenden a esconder y justificar su pecado.

El gran problema es que este no es un modelo bíblico de ser un líder.

Líderes confiesan

Los líderes bíblicos confiesan sus pecados y luchas; son transparentes con sus fallas y debilidades. Esto vemos en el apostol Pablo, cuando él confiesa su propia lucha:

1 Timothy 1:15 15 Palabra fiel y digna de ser aceptada por todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, entre los cuales yo soy el primero.

Romanos 7:14-24
14 Porque sabemos que la Ley es espiritual, pero yo soy carnal, vendido a la esclavitud del pecado. 15 Porque lo que hago, no lo entiendo. Porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. 16 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la Ley, reconociendo que es buena. 17 Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 18 Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno. Porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. 19 Pues no hago el bien que deseo, sino el mal que no quiero, eso practico. 20 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. 22 Porque en el hombre interior me deleito con la Ley de Dios, 23 pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte?

Los que somos líderes confesamos nuestros pecados porque somos imperfectos. Nosotros, mejor que nadie más, sabemos qué tan imperfectos somos. No debemos pretender ser algo que no somos.

Confesamos porque todos los Cristianos (incluyendo los líderes) deben confesar.

1 Juan 1:5-10 5 Y éste es el mensaje que hemos oído de El y que les anunciamos: Dios es Luz, y en El no hay ninguna tiniebla. 6 Si decimos que tenemos comunión con El, pero andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad. 7 Pero si andamos en la Luz, como El está en la Luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús Su Hijo nos limpia de todo pecado. 8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, Lo hacemos a El mentiroso y Su palabra no está en nosotros.

Confesamos porque Dios usa la confesión para librar y limpiarnos.

Santiago 5:16 16 Por tanto, confiésense sus pecados unos a otros, y oren unos por otros para que sean sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho.

Confesamos porque creemos el Evangelio. Creemos que nuestra justicia no viene de nuestra perfección sino de la de Jesús. Creemos que no somos llamados y hechos capaces para el ministerio por nuestra perfección sino por el Espíritu. Creemos que en Cristo no hay condenación.

Romanos 8:1 1 Por tanto, ahora no hay condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu.

¿Cómo confesamos?

Los que somos líderes aprendemos a confesar por acostumbrarnos a usar frases como:

  • Yo hice tal cosa
  • Yo lucho con equis pecado
  • ¿Podrías orar por mi porque tengo esta debilidad?

Por ser líderes, tenemos que escoger el contexto apropiado para cada confesión. El sermón del domingo no es el contexto apropiado para toda nuestra confesión. Claro que siempre debe haber un elemento confesional en cada enseñanza; es decir: al igual que ustedes yo necesito esta enseñanza . A veces confesamos debilidad y lucha a toda la congregación. Pero hay otros pecados que sólo confesamos a nuestra esposa o a otros hermanos de confianza.

Por ser así, por confesar y ser transparentes con nuestras fallas, luchas y debilidades, seremos auténticos. También, estaremos guiando a los demás a confesar. Ellos aprenderán de nuestro ejemplo que el Cristiano tiene su confianza en el Evangelio, no en su propia perfección. Experimentarán la misma libertad y sanidad que Dios da por confesar.

¡Seamos líderes que son transparentes y que confiesan sus pecados!

Inscribirte en PazConDios

Quiero invitarte a inscribirte a la lista de PazConDios. Así te avisaré cada vez que publicamos nuevos recursos que puedes usar en tu ministerio. Así nunca perderás el nuevo libro, seminario o mensaje.

¡Y de paso te regalaremos el libro electrónico Sígueme completamente gratis!



6 comentarios… add one

Dejar un comentario

  • Noel Chavarria November 25, 2015, 10:38 am

    Felicidades, excelente articulo, muy necesario para el liderazgo actual, ya que se vende una imagen de perfección cuando realmente somos imperfectos. Tenemos luchas, debilidades y muchas veces necesitamos que alguien nos levanten las manos.

    Responder
    • Felipe Canarsky November 25, 2015, 7:41 pm

      ¡Exacto! Estoy totalmente de acuerdo. No tenemos que parecer ser algo que no somos. Que Dios nos llene de humildad. Bendiciones

      Responder
  • Jaime November 22, 2015, 8:40 am

    Dios les aiga bendicieno,muy buenos sus mensajes,en en especial el de hoy Dios sea por siempre con ustedes

    Responder
    • Felipe Canarsky November 25, 2015, 7:34 pm

      ¡Muchísimas gracias Jaime! Estoy muy agradecido por el ánimo. Que Dios te bendiga hoy y siempre.

      Responder
  • Alonso Larin November 22, 2015, 1:14 am

    Realmente todo líder tiene, luchas , sobre las que debemos confesar al Señor, para que nos ayude y nos de cobertura, y no dejar que eso nos lleve a pecar, y como líderes debemos cuidarlos, el problema es, que no, que oigamos la voz del Señor. Muchos líderes se descuidan y caen, y no confiesan sus pecados, sino, hasta que son llevados hasta el límite, es de pensar y no cambiar al Señor por nada de lo que ofrece este mundo. Bendiciones hno, Felipe y gracias por el mensaje.

    Responder
    • Felipe Canarsky November 25, 2015, 7:31 pm

      Muchas gracias Alonso por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo. Que Dios te bendiga mi hermano.

      Responder