¡Libros electrónicos GRATIS! Matrimonio    Sí, Pero…    Sígueme    La Base    Quiero Paz con Dios    Mi Próximo Paso    Bloques

Paz con Dios

Motivar con el Temor

Motivamos con el temor

En el último artículo, vimos que una gran tentación para líderes es vivir y servir motivado por el temor. Aprendimos que el temor al hombre es una trampa, y que sólo debemos temer y servir a Dios.

Aun sabiendo esto, muchas veces motivamos a otros con el temor. Usamos el temor al hombre para motivar, guiar, manipular y controlar a las personas en nuestro ministerio. Les hacemos sentir que no vamos a aprobar de ellos si no hacen lo que deben, o que no vamos a estar felices con ellos si no cumplen con sus responsabilidades cristianas. Hacemos que las personas obedezcan o sigan por temor — temor a nosotros, a la comunidad y a Dios —.

Así, entrenamos a nuestra gente a temer al hombre. Lo hacemos porque sentimos que produce resultados; las personas hacen lo que queremos que hagan; parece que motivar así “funciona”.

Pero las obras inspiradas por el temor al hombre vienen de una raíz podrida. A pesar de que tal vez lleguen a las reuniones y se porten bien, lo que realmente están aprendiendo es a basar su justificación, valor y aprobación en sus obras.

Arruinamos el mensaje del Evangelio

Por motivar así — aunque produzca resultados externos —, arruinamos el mensaje del Evangelio. Al corazón del Evangelio es que somos justificados por la obra de Jesús, no la nuestra. En Cristo, somos amados, perdonados, adoptados y aprobados por el Padre.

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas.
2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, Lo hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.
Efesios 1:6 para alabanza de la gloria de Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado.
Efesios 2:8-9 8 Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

No obramos para ganar ni la aprobación ni el perdón de Dios — lo tenemos en Cristo —. Sí tenemos que tener temor a Dios, pero a la vez confianza porque somos sus hijos amados en Cristo. Y nunca debemos de tener temor al hombre, porque estamos completos en Cristo.

Este es el mensaje del Evangelio, y debe ser nuestro mensaje también. Debemos reflejar este mensaje en cómo motivamos a las personas en nuestro ministerio.

Debemos motivar con la gracia

Debemos creer el Evangelio tanto que en nuestro liderazgo rechacemos el control, la manipulación y el usar el temor para motivar, y debemos confiar en el Espíritu Santo para producir los cambios verdaderos en las personas que guiamos.

Cuando nuestro liderazgo es formado por el Evangelio, empezamos a modelar la aprobación que Dios tiene para nuestra gente. Dios aprueba de nosotros porque estamos en Cristo, no por como nos portamos. Creemos que somos amados, perdonados y adoptados por Jesús, no por nuestras obras. Reflejamos esto cuando amamos y aceptamos a los demás de la misma forma, por lo que son en Cristo, no por lo que han hecho ni harán.

Esto es motivar con la gracia. Es lo que Pablo hacía en todas sus cartas. Primero, hablaba de todo lo que los Cristianos reciben de su Padre; después, explicaba cómo deben vivir en respuesta a lo que Dios les ha dado en Jesús.

Efesios 5:1 Sean, pues, imitadores de Dios como hijos amados;
Romanos 12:1 Por tanto, hermanos, les ruego por las misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es el culto racional de ustedes.

Es por lo que hemos recibido que debemos obedecer. Hemos recibido todo de Dios. Los hijos amados deben vivir como hijos amados. Obedecemos por todo lo que ha hecho Dios por nosotros.

¡Seamos líderes que motivan con la gracia del Evangelio, en vez del temor al hombre!

Inscribirte en PazConDios

Quiero invitarte a inscribirte a la lista de PazConDios. Así te avisaré cada vez que publicamos nuevos recursos que puedes usar en tu ministerio. Así nunca perderás el nuevo libro, seminario o mensaje.

¡Y de paso te regalaremos el libro electrónico Sígueme completamente gratis!



0 comentarios… add one

Dejar un comentario